Espiritualidad RSCJ

Hoy su sueño se ha ensanchado y las religiosas del Sagrado Corazón ofrecemos otros muchos otros espacios y plataformas desde los que compartir nuestro carisma

«¡No me hables más de tus rejas!”- dijo un día Sofía a su amiga Rosa Filipina que añoraba la clausura monástica. “¿Es que nuestros proyectos y acciones pueden quedar encerradas detrás de las rejas?”

Para ella, comunicar a otros el Amor que había descubierto se había convertido en su pasión dominante. “Cuanto más se ama, más se desea hacer amar…”, decía. Por eso hablaba de “abrir” colegios, como quien dispone espacios acogedores y de puertas abiertas en los que se podía ayudar a otros a buscar y encontrar el tesoro escondido del amor de Jesús.

Hoy su sueño se ha ensanchado y las religiosas del Sagrado Corazón ofrecemos otros muchos espacios y plataformas desde los que compartir, en amistad y reciprocidad, lo que hemos recibido gratis: una espiritualidad en la que Jesucristo es el centro de gravitación de nuestras vidas y su Espíritu el que nos impulsa a llevar a otros la buena noticia de su ternura y su compasión.

Ir al contenido